VISITANDO EL CONVENTO DE SANTA CATALINA, AREQUIPA



Visité el Convento de Santa Catalina, en la ciudad de Arequipa (Peru) hace muchos años y realmente recomiendo visitarlo con una guía cuando se trata de un grupo de adultos. Sin embargo, en mi experiencia con Valentina, mi hija de 5 años y quien es extremadamente inquieta y aventurera, preferí hacer la visita sin guía. Hay una gran cantidad de información publicada dentro de las diferentes habitaciones, cocinas y claustros para ir por cuenta de cada uno.

Tengo que admitir que tuve que usar mi imaginación para explicar la historia del convento a Valentina de una manera divertida y fantasiosa, y si que capte su atención! hacerlo así fue aun más divertido para ambas.

Valentina y yo encontramos fascinante caminar juntas por el monasterio. Aunque solo pasamos unos 40 minutos aquí, fue encantador y disfruté viendo a Valentina absorber esta experiencia. Pude ver su disfrute a través de la forma en que miraba las coloridas paredes exteriores y se detenía para apreciar los jardines. Parecía que ella naturalmente entendía la armonía y la belleza del lugar.

¡Tomamos muchas maravillosas fotos! Valentina disfrutó posando todo el tiempo, definitivamente este es un paraíso para los fotógrafos

Un pequeño resumen de la historia del Convento de Santa Catalina.


Este convento fue fundado en 1580 por una viuda adinerada y alguna vez fue el hogar de monjas enclaustradas que provenían de familias adineradas. Cuando entras por las puertas, no hay duda de que has entrado en un mundo diferente.


El complejo ocupa una manzana entera y los altos muros te alejan del ajetreo y el bullicio de las concurridas calles arequipeñas. El lugar es impresionante, lleno de hermosos jardines interiores y patios preservados. Incluso puedes ver la lavandería y la cocina donde las monjas prepararon su comida. Interesante tanto para los religiosos como para los no seculares.


Era común entre la nobleza de Arequipa enviar a su segunda hija mayor al monasterio a la edad de 12 años. Me sorprendió ver que las celdas se veían bastante cómodas. A las monjas se les permitió traer hasta cuatro sirvientes, que básicamente fueron mantenidos como esclavos. A diferencia de la monja, tenían que compartir una habitación pequeña, dormían sobre alfombras de pieles de animales en el piso y no ganaban dinero. No se les permitía abandonar el monasterio a menos que tuvieran que hacer mandados en la ciudad. Pobres chicas! Valentina se sentía muy triste mientras le contaba esta parte de la historia…


Los niños pueden echar un vistazo a la vida hace 400 años, en la cocina, la lavandería, los cuartos de esclavos y las viviendas. Valentina estaba impresionada y un poco asustada cuando entramos en la cocina principal. Es una habitación muy oscura y grande con techos altos, lo que le da una sensación espeluznante.


Los criados eran responsables de lavar la ropa, cocinar y todas las demás tareas domésticas. Las monjas dedicaron su tiempo a hacer pasteles y dulces especiales que fueron vendidos a la gente de Arequipa. También se dedicaban a la costura, el bordado y otras tareas que se consideraban adecuadas para las mujeres de su clase social.


Después de 40 minutos entre los ambientes coloridos, los jardines, las habitaciones y las diferentes habitaciones, además de mi imaginativa narración de historias, ¡Valentina estaba cansada y hambrienta! Así que era hora de irse a casa. Pero no sin antes estar muy agradecida de tener el tiempo de compartir esta aventura con mi querida Valentina.


Horarios y precios:

Horario de atención: Lunes a domingo 9 am a 5 pm. Martes y Miercoles 9 am a 8 pm.

El servicio de guiado es opcional y no está incluido en las tarifas.

Las entradas se compran directamente en la boletería, efectivo y/o tarjetas de crédito. Costo S/. 40.00 peruanos y extranjeros. Menores de 7 años no pagan. Universitarios peruanos S/. 12.00. Adulto Mayor S/. 20.00. Escolares peruanos S/. 6.00. Extranjeros de 7 a 21 años S/. 20.00. Los 10 de cada mes y ultimo domingo del mes ingreso para peruanos S/. 5.00